Informes & Estudios

Prozone - Probado Para Usted

Dr. Paul AZOULAY, Francia

¡Pásese al ozono!
El generador de ozono PROZONE está indicado para el tratamiento de infecciones e inflamaciones en tratamientos de endodoncia, periodontología, implantología y cavidades.
Una bomba especial aspira aire al interior del aparato, forzándolo a través de un filtro que lo deshidrata y purifica. Una vez purificado, el aire pasa al generador. Allí comienza a actuar inmediatamente, permitiendo reducir los tiempos de tratamiento. El ozono (una forma densificada del oxígeno) se genera sometiendo el aire circundante a una potente corriente eléctrica. La cantidad de ozono resultante puede utilizarse directamente para eliminar bacterias y virus por oxidación. Además este aparato está programado para producir cantidades muy pequeñas de ozono con tiempo de aplicación ajustable (6, 8, 12 y 24 segundos).

Después de aplicar el ozono sobre el tejido a tratar, recupera progresivamente el estado molecular original del oxígeno. Existen diversos adaptadores desechables para diferentes aplicaciones. Para un tratamiento eficaz basta una cantidad extremadamente pequeña de ozono, que puede aplicarse durante el tiempo de aplicación preajustado. El aparato incorpora cuatro programas para otros tantos tipos de tratamiento. Un exclusivo sistema patentado regula continuamente la dosificación para garantizar que se mantenga la dosis mínima necesaria.

Ventajas:

  • El ozono comienza a actuar inmediatamente.
  • El ozono alcanza sin problemas las zonas a desinfectar, reduciendo el riesgo de nuevas infecciones.
  • Dosificación exacta.
  • Una sobredosificación es imposible.

Existe un adaptador desechable para cada aplicación. Prozone es extremadamente eficaz para la prevención de infecciones e inflamaciones.


Dr. Christian DELAUNOY, Francia (59)

Una punta de aguja bien adaptada y extremadamente fina.
Utilizo Prozone desde hace seis meses. Despertó mi interés en 2007, sobre todo por su eficacia bactericida y prolongada. Utilizo este aparato en muchas facetas de mi trabajo diario. Para mis trabajos de endodoncia utilizo la aguja, perfectamente adaptada y extremadamente fina, antes de rellenar los canales radiculares para desinfectar los dientes que presentan infecciones periapicales, aunque también lo utilizo en dientes en los que comienzo un nuevo tratamiento, así como en prótesis antes de sellar el Inlay-Core. No puedo imaginarme el trabajo sin este aparato. En cuanto a trabajos de parodontología, la fina aguja me permite desinfectar bolsas con efecto duradero. El aparato tiene efectos potentes e inmediatos en aftas.

También mis pruebas con estomatitis angular resultaron un éxito. En odontología restaurativa introduzco la punta perfectamente adaptada hasta el fondo de la cavidad antes de rellenarla. Sin embargo, debe prestarse especial atención a que el paciente no inhale demasiado ozono, ya que irrita las vías respiratorias, sobre todo en niños. Como punto criticable, indicar la falta de referencias cruzadas y el folleto de instrucciones, que podría calificarse como "minimalista". La gran ventaja es psicológica, ya que el aparato transmite una profunda sensación de tranquilidad al trabajo diario.

Otorgo al aparato 8,5 de 10 puntos


Dr. Gérard GOMIS, Francia (06)

Debe mejorarse el acoplamiento de la manguera flexible.
Desde mi punto de vista, muchas lesiones periapicales son tratables con tiempo y aplicando la tecnología adecuada. Por ejemplo, con este producto puedo desinfectar algunas de las raíces impenetrables por su estado de calcificación, así como un gran número de lesiones periapicales. El producto es fácil de manejar y ergonómico. Sin embargo, convendría mejorar el acoplamiento de la manguera flexible a la pieza de mano, ya que de lo contrario puede ir soltándose progresivamente. También utilizo el instrumento para reanudar tratamientos de canales incompletos.

Por tanto, lo utilizo esencialmente en trabajos de endodoncia. Hace unos veinte años vi por primera vez cómo un médico utilizaba un aparato generador de ozono. Puedo confirmar que dientes que por aquel entonces se encontraban en un estado lamentable y fueron tratados con un aparato de ozono, en la actualidad siguen cumpliendo su función. Actualmente utilizo el aparato Prozone a 24 segundos por canal, combinado con la irrigación de hipoclorito apoyado por un potente aspirador quirúrgico y una cánula de gran tamaño. El aparato realiza una limpieza de aire durante unos 10 segundos. A continuación, introduzco mis puntas de papel esterilizadas y relleno “según el libro” con gutapercha comprimida.

Otorgo al aparato 8 de 10 puntos


Dr. Jean-Christophe PEDRON, Francia (44)

Curación muy rápida.
Actualmente utilizo este instrumento esencialmente para trabajos de endodoncia y periodoncia. Lo aplico en los trabajos de endodoncia cuando un diente presenta alguna lesión periapical o para reanudar tratamientos, mientras que para los trabajos de periodoncia lo aplico inmediatamente a pacientes con encías irritadas o sangrantes. He podido constatar mejorías notables ya en la segunda sesión de tratamiento. El sangrado se había detenido. Estoy convencido de que el efecto antibacteriano del ozono acelera notablemente la curación de las bolsas. Este éxito me ha llevado a aplicar ozono directamente después de la extracción, y estoy deseando averiguar si acelera la curación de las heridas. El instrumento es extremadamente práctico, bastando con seleccionar el preajuste de tiempo de operación para cada aplicación a realizar.

Los adaptadores pueden intercambiarse fácilmente. Aún no he tenido tiempo de calcular el coste de sustituir el adaptador después de cada aplicación, como corresponde. Para activar los diferentes procesos, sitúo el pedal sobre mi superficie de trabajo y lo acciono con el codo. Pienso que todos los usuarios preferirían un mando manual antes que este pedal. ¡En tal caso, incluso podrían combinarse las funciones de temporización y arranque, lo cual sería ideal!

Otorgo al aparato 9 de 10 puntos

Ya te ha gustado este artículo
Gustar este artículo

comentarios