Informes & Estudios

Facelight

Consultorios PAR Aixcellence Olaf Klewer, Ann-Katrin Hinz

Una mayor seguridad en la detección de caries desempeña un papel decisivo para conservar la vitalidad de los dientes a largo plazo. Para ayudar de forma óptima a los odontólogos a una evaluación segura, W&H ofrece con el nuevo Facelight una solución clínica para la rápida detección de la estructura del diente infectada por bacterias. Dr. med. dent. Olaf Klewer y Ann-Katrin Hinz, odontólogos residentes en Aquisgrán, ya llevan varios meses utilizando Facelight y nos relatan sus primeras experiencias:


Ann-Katrin Hinz
Ann-Katrin Hinz
Dr.med. dent. Olaf Klewer
Dr.med. dent. Olaf Klewer

En unos tiempos en los que la gestión de la calidad cobra cada vez mayor importancia, como odontólogo uno quisiera ocuparse siempre de los aspectos realmente importantes: el tratamiento del paciente. Al mismo tiempo, uno siempre se esfuerza en encontrar métodos objetivos y eficaces con los que poder mejorar los procedimientos de trabajo. El objetivo es realizar el tratamiento de la forma más cuidadosa posible.

Para todo odontólogo, la evaluación correcta de la caries significa al principio un gran reto, sobre todo, si el tratamiento alcanza la zona cercana a la pulpa. Así, cuando uno se encuentra en la zona de detección de la caries, se plantea el dilema de tomar una decisión correcta duradera. Cuanto más se acerca uno a la pulpa, más blanda se siente la dentina. Apenas se recurre al uso de sustancias colorantes, ya que su aplicación, sin infección por caries, en la dentina cercana a la pulpa o en el área limítrofe del esmalte-dentina debido a su morfología especial puede dar lugar a un falso resultado positivo. Por lo tanto, no es posible un diagnóstico claro de la caries.

Además, con este procedimiento, puede suceder que también cambie de color permanentemente la zona colindante.
Asimismo, la clásica prueba mediante la pieza odontológica, confunde, sobre todo, a los terapeutas cuando no se confirma el propio diagnóstico.

Con el moderno método FACE, los odontólogos podrán considerar y evaluar la situación del tratamiento desde una nueva perspectiva. Además, la iluminación de la cavidad, mediante una pieza de luz, demuestra ser un procedimiento más rápido y sencillo. La extensión de la dentina infectada por bacterias existentes se visualiza directamente, lo cual aporta, sobre todo, la seguridad necesaria para su detección. Gracias a sus excelentes características, Facelight lleva utilizándose en nuestra consulta desde hace dos meses.

Con Facelight, W&H contribuye al diagnóstico rápido y seguro del tejido dental infectado de bacterias.
Con Facelight, W&H contribuye al diagnóstico rápido y seguro del tejido dental infectado de bacterias.

El sistema consta de una pieza de luz y unas gafas de filtro, que también pueden llevarse como gafas de corrección óptica normal. Con la pieza de luz Facelight, se ilumina simplemente la cavidad, de forma similar a la de una lámpara de polimerización. Mediante el proceso metabólico de las bacterias que tiene lugar, las porfirinas quedan como productos metabólicos. Estas, con la iluminación de la luz violeta, muestran una fluorescencia roja claramente distinguible. El tejido dental sano puede diferenciarse claramente por su característica fluorescente verde. De este modo, es posible la detección visual de las zonas infectadas por la caries que, como consecuencia de una excavación, podrán eliminarse de forma selectiva.

Mientras que el tejido dental sano se distingue bajo la pieza de luz por una característica de fluorescencia verde, las zonas infectadas por bacterias se distinguen claramente por su fluorescencia roja.
Mientras que el tejido dental sano se distingue bajo la pieza de luz por una característica de fluorescencia verde, las zonas infectadas por bacterias se distinguen claramente por su fluorescencia roja.

Conclusiones

Nuestra experiencia con Facelight ha demostrado, especialmente en el caso de caries profundas, que todavía podía apreciarse algo más con la pieza de luz Facelight. Sin embargo, llama la atención las dificultades en el caso de franjas finas o puntos. Estas no podrán detectarse mediante una pieza clásica y, por tanto, no podrán diagnosticarse.

En total, se investigaron 14 pacientes con 67 cavidades. Una vez realizadas las primeras comprobaciones de estas 67 cavidades, según la pieza clásica, todas resultaron estar libres de caries. No obstante, no deja de ser sorprendente que las 14 cavidades no superasen el test de facelight. De estas 14, en las que, a pesar del test de pieza positivo, todavía había caries, 11 fueron asignadas como caries profundas. Este resultado provisional nos dio que pensar, de modo que ahora se recopilan más datos con un segundo equipo facelight. Por consiguiente, la probabilidad de que todos los terapeutas realicen el test de facelight en nuestra consulta es muy elevada.

Ya te ha gustado este artículo
Gustar este artículo

comentarios